Marketing de fechas

Hay fechas que resultan inevitables de eludir para el marketing empresario. Algunos días como el de los enamorados, el del amigo, Halloween, entre otros, resultan momentos oportunos para lanzar campañas de promoción directa. Claro que el día de la madre, el del padre y el del niño se ubican en las mejores posiciones a la hora de vender. Esto es lo que se denomina como "marketing de fechas".

Entre los primeros mencionados y los segundos hay categorizaciones bien definidas en las mentes de las personas. Si bien fechas como el 14 de febrero, 20 de julio y 31 de octubre se incorporaron a nuestra cultura efectivamente, aún hay sentimientos encontrados de cierto rechazo (mínimo) de algunos sectores que lo ven como fechas puramente “comerciales”.

Por lo contrario, el tercer domingo de octubre (día de la madre en Argentina), el tercer domingo de junio (día
del padre en Argentina) y el segundo domingo de agosto (día del niño en Argentina) no son percibidos de esa misma manera. Aunque todos somos partícipes de ese efecto marketinero y nos lanzamos a comprar algo para nuestras madres, padres y niños. Las primeras fechas que mencionamos parecen ser imposiciones del capitalismo moderno globalizado que contrae adopción de fechas nuevas de celebración ajenas a nuestras costumbres.

El “marketing de fechas” resulta muy efectivo para las ventas y las marcas saben como utilizar estas fechas del calendario para “sacarle el jugo a la situación” y lograr un repunte de ventas de sus productos y servicios, posicionarse y crear brand awareness (conciencia de marca).


Siguiendo esta estrategia, en el mundo de la política también se debe tomar posición ante fechas de gran importancia y generar de esta manera participación y mostrars
e en el mundo cotidiano de forma singular. Hay fechas que resultan de gran importancia política, días que resultan ineludibles para este mundo, pero que no son ajenas al del resto de los ciudadanos. Una vez más la categorización resulta vital para determinar las acciones a tomar para cada día especial y las formas de encarar cada uno de ellos.

Algunas de estas fechas resultan significativas en el plano nacional y otras en el internacional, unas son trascendentales espiritualmente, otras ética y moralmente y las hay políticamente ineludibles.
Si bien la fecha en sí misma resulta importante, para los ciudadanos resulta más substancial lo que el político haga con esa fecha, o sea como la celebre o recuerde. La manera estratégica en que se afronte algunas fechas, que son muy significativas en el consciente e inconsciente social, puede traer resultados positivos y efectivos en la conformación de la imagen política.


Uno de los ejemplos que recientemente pudimos observar en el mundo de la política fue la iniciativa del diputado Francisco de Narváez en el día de la mujer. Sacó a relucir un spot que se pudo ver en distintos canales de televisión con un mensaje para las mujeres y en
el cual promocionaba un sitio web denominado meayudas.com, en donde abrió un espacio para que ellas se expresen. Si bien la iniciativa parecería positiva, queda a mitad de camino ya que el espacio no es más que un pequeño blog en donde las mujeres dejan comentarios en forma dispersa. Para que la gente se comunique y cuente sus ideas hay actualmente sitios propios del diputado (como su página personal) por lo cual esta nueva web no aporta algo interesante.










Aquí hay un claro ejemplo de cómo una campaña puede resultar efectiva para dar awareness al político pero resulta poco positiva en la práctica que posteriormente se obtiene de ella, quedando como una simple acción de marketing y nada más.




Otra sería la historia si se abriera este nuevo canal para gestionar efectivamente la participación de las mujeres que se involucren desde allí.

Aquí hay un claro ejemplo de cómo se desperdicia el gran poder relativo que podría haber tenido dicha acción si se hubiese canalizado apropiadamente con una práctica productiva del sitio web y un aprovechamiento real de este nuevo canal de comunicación.


Algo similar sucedió
unos meses atrás cuando el diputado lanzó el "Mapa de la Inseguridad". Por ahora parecen sólo simples acciones de marketing político de posicionamiento. Quizás en unos meses podamos ver resultados reales de gestión del "Mapa" o de "me ayudas" y deba admitir que efectivamente hubo un trabajo al respecto.

Si bien
hay que reconocer que las intenciones están, hasta el momento parecen quedarse a mitad de camino.

1 comentarios:

Marta Repupilli dijo...

Hola! incusrsionar sobre la aplicacion de la web 2.0 a la política y al marketing no es cosa fácil. Este blog lo hace con seriedad y denota una investigación detras de cada post.
Felicitaciones!