La comunicación política en Internet avanzó en gran medida gracias a la utilización activa de los Medios Sociales. Ha generado que la utilización de diferentes herramientas como redes sociales, blogs, wikis complementen el trabajo llevado adelante desde portales o páginas web que quedan relegadas en el tiempo si, al día de hoy, no poseen una forma de interrelación a través de estos instrumentos.

Pero la utilización de las redes sociales debe generar otro marco de trabajo mucho más activo en materia de políticas. Uno fundamental debe ser la de generar iniciativas relativas a la aplicación de las herramientas de web 2.0 al trabajo por el desarrollo.

Por este motivo resulta necesario que las personas involucradas en el trabajo por el desarrollo se involucren en el mundo de la política 2.0 con el fin de generar espacios interactivos que ayuden a fortalecer el trabajo de carácter social. El análisis de las potencialidades o desventajas que pueden tener estas herramientas en este campo aún es motivo de discusiones. Sobre todo porque el uso de las redes sociales y demás aplicaciones dependen profundamente de la conexión a Internet, del tipo de conectividad y a la accesibilidad al equipamiento. Pero comenzar con el desarrollo de programas de Web 2.0 para el desarrollo significa dar un paso importante en tratar de lograr que las tecnologías de punta sirvan para achicar la brecha de acceso a las TICs, en lugar de ampliarla aún más.

Siguiendo este pensamiento, desde hace unos años se lleva adelante una iniciativa denominada “Web 2.0 for development” (Web 2.0 para el desarrollo) que se focaliza en cómo usar el enfoque participativo en la gestión de relaciones y en organizar estrategias de redes de trabajo entre aquellas personas o profesionales interesados en el trabajo para el desarrollo. En este contexto las partes interesadas pueden fácilmente relacionarse entre sí, acceder a información, producir y publicar contenidos y redistribuir escritos de terceros.

Generación de programas de inclusión digital
Inclusión social también es inclusión digital, porque los Medios Sociales generan nuevas formas de socialización de la cual no se puede estar ajeno. El desarrollo de planes de acción política que permita el acceso a las TICs resulta de gran importancia para evitar un aislamiento de carácter tecnológico al día de hoy, pero que con el tiempo se transformará en uno de tipo social.

La incorporación activa de nuevos capacitadores que puedan instruirse en redes sociales y Web 2.0 posibilita que luego puedan trasladarse a aquellos sitios geográficos donde la accesibilidad es baja y puedan transmitir esos conocimientos. A su vez, se debe fomentar la preparación a través de talleres de intercambio de conocimientos para los capacitadores y capacitadoras de TIC que viven y trabajan en un entorno donde la banda ancha es limitada.

El papel determinante que están empezando a tener las redes sociales en cuanto a la participación de la sociedad civil establece un desafío especial en materia de instrucción y preparación de capacitadores que puedan transmitir ese conocimiento a la gente.























Las redes sociales no sólo fomentan la participación sino que puede dar voz a personas que no la tienen y que por alguna razón quedaron marginadas; pero también ayudan a desarrollar nuevos patrones de trabajo e intercambio de la información. El acceso a su utilización es fundamental para no quedar relegados pero además brinda las herramientas para que, mediante este intercambio social a nivel digital, se puedan armar grupos de trabajo que lleven adelante acciones en el campo territorial. El objetivo es amalgamar fuerzas de carácter grupal y que las tecnologías logren el empoderamiento social.

Desarrollo socail 2.0, politica social en internet, politicas de desarrollo en internet