Obama abre la puerta















La estrategia comunicacional de un Gobierno es, sin lugar a dudas, parte de una estrategia política mucho más amplia. Allí es cuando se elige qué vamos a comunicar, cómo, cuándo, por qué y sobre todo dónde. El dónde y el cómo muchas veces definen un estilo de comunicación de acuerdo al formato que se elija y los canales que quiere abrir el político o el partido para relacionarse con sus votantes.

Algo de esto es lo que está haciendo el nuevo presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, quien decidió realizar una transición mostrando todo desde su web Change.gov hacia la web de la Casa Blanca en donde sigue con la misma política de comunicación constante con sus votantes, con su pueblo.

Si bien ya no dudabamos de las "formas" y los formatos que utilizó Obama y su equipo político -que resultaron determinantes para alzar su figura, como todos bien sabemos- para estrechar lazos con la gente durante las campañas electorales (interna y presidenciales), uno se preguntaba: ¿ Y ahora qué? O sea, una vez que sea electo, ¿cómo iba a manejar a un público que, del otro lado, estaba espectante a recibir más del presidente 2.0?
¿Iba a poder mantener la misma política de comunicación teniendo en cuenta el flujo de información?

Si, definitivamente. Estamos hablando de un presidente distinto, que llegó impulsado por una gran participación de jóvenes electores y que sacó provecho de las nuevas tecnologías de manera asombrosa.

Durante la transición publicó sus planes online desde www.change.gov hasta que finalmente ésta finalizó para dar paso a la gobernación propiamente dicha y el nuevo presidente electo tomó posición en la administración de la Casa Blanca invitándo a todos a www.whitehouse.gov.

Su política de comunicación no cambió una vez que asumió. Actualmente, y ante cada anuncio importante, podemos observar a un Obama que se dirige a su pueblo a través de pequeños videos. Es más, cada semana publica un nuevo spot y promete hacerlo cada sábado mientras dure su mandato. Lo hace a través de su Briefing Room - Your Weekly Address, algo así como una sala de información semanal en su domicilio.

Allí Obama se dirige a todo su pueblo; a los individuos, a las personas particulares que lo componen. Mediante la aplicación de esta estrategia, el mandatario busca crear confianza en la gente, porque en definitiva cada ciudadano piensa que el presidente le está hablando a él. Y, ante la crisis financiera y la desestabilización económica que existe, que mejor que el mismo presidente te hable personalmente sobre lo que se está haciendo para paliarla, qué acciones se aplicarán y cómo las llevará adelante.

Obama le habla directo al estadounidense generando con él un vínculo, buscando en él los sentimientos y los motivos que lo movilizan. Esto sin lugar a duda implica ponerse "en los zapatos del otro", de manera que pueda entender realmente las penas, temores o alegrías de su pueblo en un momento tan delicado. Estas acciones generan una fuerte identificación del pueblo con el líder y un profundo sentimiento de empatía que deja una huella en la sociedad.


2/14/09: Your Weekly Address from White House on Vimeo.

Una vez más su equipo de comunicación -al mando del genial Robert Gibbs (*)- nos sorprende con acciones ajenas al mundo de la política y quizás más similar al de un CRM (Customer Relationship Management).

Hay un pueblo con una gran desconfianza y desilusión. Obama durante toda su campaña buscó apaciguar ese desencanto inspirando y estimulando a un pueblo para que crea una vez más. El mensaje fue altamente efectivo. Ahora llegó el momento de mantener esa esperanza de la gente reforzando las relaciones con el pueblo.


(*) Robert Gibbs es el Secretario de Comunicación de Obama. Trabajó para la campaña del senador demócrata cuando éste se postuló para un escaño en el Senado por Illinois en 2004 y fue su director de comunicación durante su permanencia en la Cámara alta. Ha sido el portavoz de la campaña presidencial y uno de los hombres más cercanos al presidente electo.