En un día especial quería recordar al ex presidente Alfonsín con un pequeño video que recopila los spots publicitarios de la campaña de 1982.

Los conceptos sintetizados aquí nos muestran el pensamiento del líder radical, pero también el interés de su pueblo de aquella época. Alfonsín fue muy empático y supo captar lo que la gente necesitaba en unas elecciones con matices muy particulares. Interpretó a la sociedad, entendió cuáles eran sus miedos y también sus esperanzas. Y la gente vió en él la representación más cercana al ideal republicano, pero además, Alfonsín, por sobre toda las cosas, brindaba sensación de seguridad y confianza a una sociedad que tenía muchos temores de lo que vendría.


Gracias a una vivaz búsqueda, en forma constante, para el retorno de la Democracia en Argentina, el pueblo vió en él autoridad. Un liderazgo autorizado para llevar adelante ese renacimiento y que ningún otro competidor político de aquella época podía hacerlo. Como mencioné ya anteriormente, tanto la seguridad como la credibilidad y la autoridad son elmentos fundamentales para que un líder sea carismático.

Alfonsín era un líder político que daba mucha seguridad pero que, además, gozaba de gran credibilidad entre la gente gracias a su intensa búsqueda por la salida democrática mediante elecciones en los últimos años de la dictadura militar. Aunque, como verán en el spot, Alfonsín pensaba que, "más que una salida electoral, era una entrada a la vida", o por lo menos eso debía significar la vuelta a la Democracia. Alfonsín tenía que explicarselo a la gente. Aquí es donde el mensaje se transformó en un medio educador, porque el pueblo debía recuperar el verdadero significado de la palabra Democracia.

Los términos utilizados son fundamentales, porque el término "salida" connota la idea de que no había otra manera de salir de ese momento, de que es la única forma, o sea: no hay otra, es lo que nos queda, es la última opción. Sin embargo, Alfonsín debía hacerle sentir a la gente que era la primera opción, la mejor, la única manera. Esta conceptualización de ideas, modificando las palabras a utilizar en el mensaje, lograron transformar un concepto negativo representado en el término "Salida" en uno positivo utilizando la palabra "Entrada".

Fué una representación del idealismo democrático de aquella época, pero que, al mismo tiempo, representaba el pensamiento y el sentimiento del pueblo. Alfonsín se dió cuenta de aquello y "tocó" en el corazón de las personas. Interpretó esas necesidades y enfatizó aquel ideal en un discurso fuertemente arraigado en la Consitución Nacional, basó sus mensajes en preponderar la importancia de las Instituciones Democráticas.